Bares de tapas en Argüelles

Licencia CC Atribución / Autor Roberto_Garcia

4 comentarios
adm834ha
lunes, 15 diciembre, 2008
metro_arguelles

Por encima de todo, Argüelles es conocida como una zona de marcha y de copas, posiblemente centrada en un público joven. Es posible que en los últimos años, esta zona haya caído un poco como centro de ocio nocturno, pero aun así, sigue siendo un referente. Desde nuestro blog de Madrid te mostramos los mejores bares de tapas de Argüelles, como una interesante alternativa.

Porque en Argüelles hay muchas tabernas y bares, que unidos a las discotecas y pub, hacen de esta zona un non stop. Por ello, nos centramos en los bares de tapas en Argüelles.

Puedes decantarte por las tapas mediterráneas en El Capricho, situado en la calle Princesa, 13. Junto a este bar, también hay otros que destacan por la cocina española y casera, como La Enmienda, en la calle Ferraz, 9; Distintos, que se encuentra en Martín de los Heros, 19; La Mantequería, situado en la calle San Bernardino, 7. En este sentido también destaca la cocina castellana de El Prado, situado en la calle Ferraz, 43; o las tapas creativas de La Zamorana, en la calle Galileo, 21.

Hay algunos bares que pese a cerrar los domingos, son recomendables. En esta línea se encuentran La Bayuca, en la calle Luisa Fernanda, 9; Bodegas Santmery, situado en Juan Álvarez Mendizabal, 27; Crátera, que se encuentra en la calle Marqués de Urquijo, 22; la Taberna del Buen Suceso, en la calle Buen Suceso, 24; y La Taberna de Liria, en la calle Duque de Liria, 9.

Por otro lado, están los bares que no cierran nunca, como Dómine, en Conde Duque, 13; Entrevinos, en la calle Ferraz, 36; La Pomarada, en la Cuesta de San Vicente, 40; El Rincón de Areneros, en la calle Alberto Aguilera, 36; o la Tapería Ñ, que se encuentra en Martín de los Heros, 27.

Destacan las tapas mexicanas de Tacubaya, en Ferraz, 9. También los pintxos vascos de Kulto al Plato, en Serrano Jover, 1.

Ahora bien, ¿qué bares de tapas en Argüelles conoces que podamos añadir a esta lista?, ¿cuál destacarías que no hayamos puesto?

Contenidos relacionados

4 comentarios en «Bares de tapas en Argüelles»

  1. Kulto al Plato o Kulto al Timo

    Fue una agradable sorpresa para mi mujer y para mí, enterarnos de que los responsables de «A Fuego Negro», bar de pintxos situado en el barrio viejo de San Sebastián, habían abierto un local en la calle Serrano Jover de Madrid, llamado «Kulto al Plato».

    En cuanto tuvimos ocasión llamamos para reservar mesa (también se podía ir a la barra sin reservar, pero preferíamos comer un poco más tranquilos), y acudimos al sitio con una amiga.

    Una vez en la mesa, la camarera nos informó de que había la opción de un menú de degustación por 30 euros, y otro algo superior por 40 euros, que fue el que elegimos. En realidad no había carta que especificase en qué consistían dichos menús, sino que la camarera nos explicó de viva voz, que eran una selección de los pintxos y platos de la carta. El de «superdegustación», que fue como se refirió al de 40 euros, consitía en 11 platos, incluido postre, pero sin bebida, ni café.

    Respecto a la comida, para los que no conozcáis A Fuego Negro, se basa en una serie de pintxos o pequeños platos bastante elaborados, y con un fuerte toque de originalidad. Hubo algunos que nos gustaron mucho (el risoto, el tigretón, el pintxo de atún o la mini-hamburguesa), y otros no tanto (el txangurro con regaliz, o el queso de oveja con manzana verde y remolacha). En cuanto a las cantidades, un poco escasas, pero en fin…

    El caso es que a medida que avanzábamos por el menú, empezamos a echar una cuenta mental de lo que costaba cada pintxo, y de lo que suponía el menú completo, y las cuentas no nos salían… aparentemente era más caro el menú, cuando es bien sabido que un menú de degustación suele ser justamente más económico que pedir los platos por separado. No lo entendíamos, pero pensábamos que quizá las cantidades serían más grandes que pidiendo por separado (algo dificil, porque como os digo eran bastante «escasitos»).

    Al final de la comida, se lo preguntamos abiertamente a la camarera, y su respuesta nos dejó «a cuadros»: en primer lugar confirmó que las cantidades eran exactamente las mismas que pidiendo por separado, pero lo mejor, es que afirmó que «nunca se habían parado a sumar lo que llevaba el menú». Cuando lo hicimos todos, camarera incluida, comprobamos con desagradable sorpresa que estábamos pagando 40 euros, por pintxos que sólo sumaban 34. Eso suponía que nos estaban «clavando» 6 euros por persona, pagando la novatada de haber elegido el menú degustación.

    Esta gente de Kulto al Plato no sé si han conseguido reinventar la cocinaVasca, pero desde luego sí que han reinventado el concepto de menú degustación: comes la misma cantidad que por separado, con menos flexibilidad, pero pagas más!!! Genial!!

    Lejos de intentar darnos una explicación seria, o de ofrecer invitarnos a la bebida, nos cobraron religiosamente el impuesto revolucionario de 18 euros (éramos tres personas), por lo que pagamos 134 euros (con la bebida), y salimos del local con un poco de hambre, y un mucho de mal humor.

    En fin, sólo quiero que esto que me ha pasado a mí, no os suceda a más gente, de modo que os recomiendo invertir vuestro dinero en otros restaurantes con mejor relación calidad-precio, o si optáis por ir a Kulto al Timo, no pidáis bajo ningún concepto el menú de degustación.

    FERENFADADO@GMAIL.COM

  2. Kulto al Plato o Kulto al Timo

    Fue una agradable sorpresa para mi mujer y para mí, enterarnos de que los responsables de «A Fuego Negro», bar de pintxos situado en el barrio viejo de San Sebastián, habían abierto un local en la calle Serrano Jover de Madrid, llamado «Kulto al Plato».

    En cuanto tuvimos ocasión llamamos para reservar mesa (también se podía ir a la barra sin reservar, pero preferíamos comer un poco más tranquilos), y acudimos al sitio con una amiga.

    Una vez en la mesa, la camarera nos informó de que había la opción de un menú de degustación por 30 euros, y otro algo superior por 40 euros, que fue el que elegimos. En realidad no había carta que especificase en qué consistían dichos menús, sino que la camarera nos explicó de viva voz, que eran una selección de los pintxos y platos de la carta. El de «superdegustación», que fue como se refirió al de 40 euros, consitía en 11 platos, incluido postre, pero sin bebida, ni café.

    Respecto a la comida, para los que no conozcáis A Fuego Negro, se basa en una serie de pintxos o pequeños platos bastante elaborados, y con un fuerte toque de originalidad. Hubo algunos que nos gustaron mucho (el risoto, el tigretón, el pintxo de atún o la mini-hamburguesa), y otros no tanto (el txangurro con regaliz, o el queso de oveja con manzana verde y remolacha). En cuanto a las cantidades, un poco escasas, pero en fin…

    El caso es que a medida que avanzábamos por el menú, empezamos a echar una cuenta mental de lo que costaba cada pintxo, y de lo que suponía el menú completo, y las cuentas no nos salían… aparentemente era más caro el menú, cuando es bien sabido que un menú de degustación suele ser justamente más económico que pedir los platos por separado. No lo entendíamos, pero pensábamos que quizá las cantidades serían más grandes que pidiendo por separado (algo dificil, porque como os digo eran bastante «escasitos»).

    Al final de la comida, se lo preguntamos abiertamente a la camarera, y su respuesta nos dejó «a cuadros»: en primer lugar confirmó que las cantidades eran exactamente las mismas que pidiendo por separado, pero lo mejor, es que afirmó que «nunca se habían parado a sumar lo que llevaba el menú». Cuando lo hicimos todos, camarera incluida, comprobamos con desagradable sorpresa que estábamos pagando 40 euros, por pintxos que sólo sumaban 34. Eso suponía que nos estaban «clavando» 6 euros por persona, pagando la novatada de haber elegido el menú degustación.

    Esta gente de Kulto al Plato no sé si han conseguido reinventar la cocinaVasca, pero desde luego sí que han reinventado el concepto de menú degustación: comes la misma cantidad que por separado, con menos flexibilidad, pero pagas más!!! Genial!!

    Lejos de intentar darnos una explicación seria, o de ofrecer invitarnos a la bebida, nos cobraron religiosamente el impuesto revolucionario de 18 euros (éramos tres personas), por lo que pagamos 134 euros (con la bebida), y salimos del local con un poco de hambre, y un mucho de mal humor.

    En fin, sólo quiero que esto que me ha pasado a mí, no os suceda a más gente, de modo que os recomiendo invertir vuestro dinero en otros restaurantes con mejor relación calidad-precio, o si optáis por ir a Kulto al Timo, no pidáis bajo ningún concepto el menú de degustación.

  3. Si me lo permitís os puedo aconsejar un sitio en el Barrio de Arguelles, es el típico sitio que si no te lo dicen no entrarías. Pero os puedo asegurar que es increíble la comida, el trato y el precio.
    Bar London en la calle Rodríguez San Pedro, 44, un pequeño bar de barrio que han especializado en ciertos platos. María la cocinera y mujer del dueño hace todos los platos de manera tradicional y con mucho mimo.
    Yo puedo aconsejar:
    • Ensaladilla rusa (espectacular)
    • Tortilla de patata (riquísima, aconsejo el tamaño grande)
    • La croquetas de Maria (con jamón)
    • Lacón a la Gallega (uffff)
    También hacen unos sándwiches y hamburguesas con patatas buenísimas y naturales, ver para creer.
    No te preocupes por el vino, dispone de vinos de primeras marcas a buen precio.
    Actualmente está haciendo una especie de hora feliz entre semana por la tarde, te invitan a la segunda cerveza y resuelves un enigma. Es muy gracioso.
    Solo puedo decirte que te acerques y pruebes, si quieres pregunta por mi, Garby.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *