Toldos cofre

Motivos por los que instalar un toldo cofre

Cada vez es más popular la instalación de toldos en viviendas y locales comerciales de Madrid. Y es que, con la mejora de los materiales, la durabilidad que tienen hace que sea una solución viable y eficaz para proteger nuestro espacio del sol y del frío.

Los toldos cofre tienen varias ventajas frente a otras opciones disponibles así que, si tienes pensado instalar un toldo, vale la pena que conozcas sus ventajas para que puedas tomar la decisión más acertada.

Un toldo cofre se diferencia de un toldo más habitual al tener una estructura metálica, el cofre, que protege la tela y los brazos de la intemperie. Así, se queda más protegido del polvo, la contaminación, el viento, el sol o la lluvia siempre que no se esté utilizando o cuando las condiciones no son adecuadas para tenerlo abierto.

Aunque la inversión inicial para instalar este tipo de toldos es superior, compensa el hecho de que duren el doble y sean mucho más prácticos. Si buscas una empresa de toldos en Madrid, seguramente te aconsejarán los toldos cofre.

Durabilidad

Una de las ventajas principales por las que vale la pena invertir en un toldo cofre es su durabilidad. Un toldo normal, bien cuidado, puede aguantar en buenas condiciones cerca de 10 años. Pero un toldo cofre, al estar protegido por la parte metálica, aguantará el doble de tiempo sin dificultad. Eso hace que valga la pena la inversión.

Es especialmente interesante el cofre que protege el toldo cuando no tienes ninguna superficie por encima. En ese caso, el toldo estará desprotegido todo el tiempo, aunque lo tengas recogido, aumentando el desgaste y disminuyendo su vida útil.

Estética

Al recoger el toldo, siempre hay una parte que queda visible. En el caso de los toldos cofre, la estructura queda totalmente recogida dentro del cofre, logrando una mayor discreción. Eligiendo el color del cofre muy similar al color de la fachada, apenas será visible. Estéticamente, es la mejor opción para evitar afear las fachadas, pareciendo casi invisible.

Fácil de limpiar y mantener

Cuando no se utiliza el toldo, este se recoge y se queda protegido en el cofre. Eso evita que se manche durante el tiempo que está guardado y la tela tampoco se quemará con el sol.

Al estar más protegido, la suciedad no se incrusta tanto y hace más fácil su limpieza y mantenimiento. Los toldos se deben lavar de forma regular con agua y jabón neutro.

Muy prácticos

Los toldos se pueden instalar en comercios, terrazas, balcones e, incluso, ventanas. En el caso de los toldos cofre, su instalación de puede hacer tanto en la pared como en el techo, siendo mucho más práctico y versátil pues se puede adaptar fácilmente a las necesidades del cliente.

Además, se puede automatizar tanto su apertura como cierre. Abrir y cerrar el toldo es mucho más práctico cuando se puede hacer automático, principalmente cuando el toldo es grande y el peso dificulta los movimientos.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *