¿Y si fue cosa de la empatía?

La empatía es, según la Real Academia Española, el sentimiento de identificación con algo o alguien o, también, la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. Sin embargo no todo el mundo es consciente de lo mucho que se ha ido logrando a lo largo de los años gracias a este sentimiento.

¿Y si fue cosa de la empatía?

Y es que, no hace falta echar mucho la vista atrás para darse cuenta que hubo un tiempo en el que las personas que se veían obligadas a emplear una silla de ruedas estaban casi obligadas a desplazarse por las carreteras en lugar de por las aceras, les resultaba prácticamente imposible emplear tanto el transporte público como cualquier otro y tenían limitado el acceso a muchos de los edificios públicos y, también, privados debido a la enorme cantidad de barreras arquitectónicas que existían.

Probablemente, la empatía, aunque no protagonista absoluta, ha tenido algo que ver en la eliminación de todas esas barreras arquitectónicas para que los usuarios tanto de sillas de ruedas como de sillas de ruedas eléctricas puedan circular, como el resto de las personas, por las aceras, emplear el transporte público sin dificultad y acceder a todos los espacios públicos que deseen.

Ventajas de las sillas de ruedas eléctricas

Sin embargo, existe una clara distinción entre los usuarios de sillas de ruedas y los usuarios de sillas de ruedas eléctricas, y es que, con frecuencia los usuarios de las segundas son personas que no pueden manejar una silla manual o que, pese a hacerlo durante años, ya no tienen fuerza para ello.

Las sillas de ruedas eléctricas pueden ser manejadas con una sola mano, permitiendo a los usuarios desplazarse sin dificultad y sin esfuerzo. Y es que, pese a lo que algunos puedan creer, una amplia mayoría de las personas que se han visto obligadas a emplear una silla de ruedas lleva una vida completamente normal y desarrolla las mismas actividades y tareas que cualquier otra persona.

Conducir, viajar, practicar deporte, el que quiere puede, sólo es cuestión de proponérselo, eso sí, a la hora de adquirir una silla de ruedas, ya sea eléctrica o no, deben tenerse en cuenta todos estos aspectos, así como algunos otros, solo de esta manera se logrará acertar con la más adecuada.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *