Curiosidades sobre el Paseo de la Castellana en Madrid

La vía principal que atraviesa la ciudad de Madrid, conectando el Paseo del Prado, Recoletos y el Paseo de la Castellanase erige como uno de los principales centros de negocios de la ciudad. Este rincón madrileño oculta en su interior una destacada riqueza histórica y monumental que os pasamos a relatar. 

Curiosidades sobre el Paseo de la Castellana en Madrid

Presentadas como amplias vías colmadas de hermosos jardines donde los madrileños dedicaban una parte de su tiempo al más completo esparcimiento, durante los siglos XIX y XX se erigieron como el lugar elegido por la alta burguesía y clases pudientes para efectuar sus paseos habituales. 

Desarrollada en un principio a imitación de las vías parisinas y londinenses, este eje une Madrid desde la plaza del Emperador Carlos V hasta el nudo norte. Hoy en día, el Paseo de la Castellana, como se indicó en líneas anteriores, se perfila como el eje financiero central de la gran urbe. La ampliación de la vía Prado-Recoletos supone el origen de este recorrido en el siglo XIX. Más concretamente, hacia el año 1834 se concluye la tarea de acondicionar dicha prolongación. En sus inicios esta avenida se trazó siguiendo el cauce fluvial dibujado por el arroyo de la Fuente Castellana, la cual se encuentra hoy en día más al norte de lo que conocemos en la actualidad como plaza del Doctor Marañón. 

Paseo de la Castellana oficinas

La rumorología y leyendas de la ciudad nos cuentan que el nombre de La Castellana deriva de un amor imposible entre un hombre soñador y una mujer castellana. Pero, lejos de tratarse de una historia romántica, su nombre deriva precisamente de la fuente antes mencionada. La corriente está hoy soterrada. Hasta no hace demasiado, más concretamente hasta la década de los 70, un gran obelisco señalaba el nacimiento del viejo manantial. 

Este recorrido, donde podrás encontrar muy diversos alojamientos como el hotel Barceló Castellana Norte de cuatro estrellas, estuvo dominado en todo su recorrido por una serie de joyas arquitectónicas en forma de palacetes como el Palacio de Xifré o el Palacio del Duque de Medinaceli, sobre cuyo solar se edificó el hotel Palace. Junto al edificio ABC se encontraba el palacete de Luca de Tena, además del palacio del Duque de Anglada con una fachada clásica en decoración griega y un patio neoárabe. Si tienes dudas acerca de si alojarte en el hotel Barceló, podrás encontrar información en http://www.barcelo.com/BarceloHotels/es_ES/hoteles/Espana/Madrid/hotel-barcelo-castellana-norte/descripcion-general.aspx

 

Paseo de la Castellana

Otro de los puntos más característicos de este recorrido lo encontramos en sus muy diversas denominaciones a lo largo de sus dos siglos de historia. Uno de sus primeros oficiales, en homenaje a la reina Isabel II, fue las Delicias de la Princesa. Llegando al siglo XX pasó a conocerse como Avenida Libertad en la zona que conecta Prado-Recoletos. No obstante, con la victoria del Frente Popular en el año 1936 pasará a conocerse como Avenida de la Unión Proletaria. Una vez Franco llegó al poder fue rebautizado como Avenida del Generalísimo. 

Por otro lado, el daño estético que generó la construcción del puente de Juan Bravo llevó a sus dirigentes a proponer el levantamiento del Museo de Escultura al Aire Libre, conocido hoy en día como Museo de Arte Público. De esta forma podremos encontrar esculturas de Chillida, Joan Miró o Julio González. 

Paseo de la Castellana camino

Otra de las maravillas de este recorrido la encontramos representada en los rascacielos, siendo los más importantes los principales centros de negocio de Madrid. Por un lado, tenemos las torres gemelas de Colón, el grupo AZCA con su imponente Torre Picasso, las Torres KIO como auténtico icono de Madrid y las titánicas Cuatro Torres. 

¿Qué os parece a vosotros este Paseo de la Castellana en Madrid?

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *