>Cosas de Madrid

Curiosidades del edificio del Banco de España

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El Banco de España es uno de los edificios más reconocidos de Madrid. Su estética es un fiel reflejo de los principios de las corrientes que imperaban en el siglo XIX y XX. Fue hacia el año 1825 cuando la Junta de Accionistas del Banco de San Carlos decidió trasladarlo a la calle de Montera, aunque 22 años más tarde se produciría la fusión del Banco de San Fernando y el Banco de Isabel II.

Curiosidades del edificio del Banco de España

Historia del edificio del Banco de España

La sede estuvo situada en la Calle Atocha aunque en 1882 pasó a situarse en el Paseo del Prado. Su diseño arquitectónico corrió a mano de los mismos arquitectos del Banco Severiano Sáinz de la Lastra y Eduardo Adaro Magro. El rey Alfonso XII colocó la primera piedra en julio de 1884 y el edificio se inauguró hacia el año 1891. Desde entonces la sede ha sufrido tres reformas:

La primera de ella en el año 1927 cuando se adquirieron las casas aledañas del conde de Santamarca. Fue José Yarnoz Larrosa el arquitecto que hizo la propuesta de continuar la fachada que llevaría unas puertas de acceso construidas en hierro dulce a través de la mano de Bernardo Asíns.

Historia del edificio del Banco de España

La segunda ampliación se realizó en el año 1969 basada en el plan de Javier Yarnoz Orcoyen. En esta reforma el edificio se cerró en las calles de Los Madrazo y Marqués de Cubas para mejorar la seguridad. Nueve años después se convocaría un nuevo concurso público para llevar a cabo una nueva reforma aunque finalmente no pudo realizarse porque el espacio estaba sujeto a protección urbana.

Fue en 2003 cuando salió adelante la última fase que proporcionó el cierre de la manzana bajo el proyecto de Rafael Moneo a raíz de un acuerdo firmado entre el Banco de España y el Ayuntamiento de Madrid. El resultado fue un edificio que mantenía las fachadas de Alcalá y el Paseo del Prado, aunque con algunas novedades y matices que dotaban de mayor riqueza estética al edificio.

Por supuesto en la actualidad el edificio cuenta con las más modernas medidas de seguridad de todo tipo, anti incendios y lógicamente antirrobo.

Reloj del Banco de España

Curiosidades del Banco de España

Entre las curiosidades del edificio está su cámara acorazada, la cual nunca ha sido asaltada. Se encuentra a una profundidad de 48 metros bajo el nivel del suelo y entre sus muchas medidas de seguridad, la más curiosa es que dispone de un mecanismo que ante una alerta de seguridad se inundaría completamente. El agua para hacer esto proviene de dos arroyos subterráneos, uno de los cuales es el que alimenta la fuente de la Cibeles.

Uno de los elementos más significativos del edificio es sin duda el reloj coronado por la famosa bola dorada situado en el chaflán del edificio. El reloj es de fabricación inglesa y se encuentra coronando un grupo escultórico que tiene un campanil obra de Bernardo Asins, que también es el autor de la forja del edifico.

El edificio del Banco de España es sin duda uno de los muchos edificios históricos que merece la pena conocer en Madrid.

 

 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Alrededores


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar