>Cosas de Madrid

“The Originals”, un viaje al pasado desde Madrid

Autor: Comentar
Comparte este artículo
25 Octubre, 2017

Un viaje al pasado, la vivencia inolvidable en un bar clandestino de La Habana y la degustación de unos combinados con Coca-Cola envueltos por una atmósfera que nos trasladaba al año 1919 en pleno centro de Madrid es lo que nos encontramos en “The Originals”, un local con mucho ambiente ubicado en la calle Pintor Rosales. En las próximas líneas, compartiremos con todos vosotros nuestra experiencia con Coca-Cola en The Originals, ¿nos acompañas?

Viaje al pasado desde Madrid

Madrid vivió grandes cambios a principios del pasado siglo XX representados, entre otras cosas, en la construcción de uno de los complejos urbanísticos más simbólicos de nuestra ciudad como es la Gran Vía o la puesta en marcha de la primera línea de Metro que, sin duda, modificó la forma de entender la movilidad en la urbe. El mismo año en que este revolucionario medio de transporte hacía su aparición en Madrid, a miles de kilómetros de distancia de la capital española entraba en vigor en Estados Unidos la conocida como Ley Seca, que prohibía la fabricación, transporte y venta de bebidas alcohólicas en todo el país. El incumplimiento de esta ley se llegaba a pagar con multas y prisión, así como el cierre de cualquier establecimiento donde se detectara su consumo durante nada menos que un año.

Todas estas medidas restrictivas no solo hicieron que proliferara el crimen organizado, sino también los llamados “speakeasies” o bares clandestinos, protegidos por la complicidad de aquellos ciudadanos que no estaban de acuerdo con la prohibición. No eran pocos los hombres de negocios que se desplazaban a La Habana a disfrutar de los mejores combinados en locales clandestinos. A partir de la influencia de unos y de otros nacieron creaciones como el ron con Coca-Cola.

Nuestra experiencia en “The Originals”

Como si nos viésemos sumergidos en una película de ciencia ficción, cuando nuestros pasos nos encaminaron a la madrileña calle Pintor Rosales, más concretamente en el número 76, pareció como si nuestro cuerpo se estuviera preparando para algo realmente insólito e imposible de describir con unas simples palabras. Frente a nosotros nos topamos con un local, diferente a los demás, que parecía llamarnos con una voz seductora y atrayente para penetrar entre sus imponentes muros. Bautizado como “The Originals” el local parecía ejercer un poder inconcebible. Seducidos por esta fuerza invisible, optamos por abrir sus puertas y visitar su interior.

Lo que nos encontramos en este local fue un entorno que no debería estar ahí. Es como si al traspasar el umbral de la puerta nos hubiéramos trasladado al pasado, más concretamente a ese año 1919 en que Estados Unidos vivía su temida Ley Seca. Este local era el vivo ejemplo de los establecimientos clandestinos que, como sucedía en La Habana, ofrecía a los ciudadanos un refugio frente a la Prohibición de las bebidas alcohólicas para dar rienda suelta a sus deseos.

Envueltos por un espacio elegante con aire colonial, barras de madera, música en directo y entregados bartenders, todo ello ensalzado con un espíritu de lo más sofisticado y desenfadado, pudimos degustar un fantástico combinado de Ron con Coca-Cola como es el caso del popular “Cuba Libre”, aunque el que más nos sorprendió fue “The cherry on a coke” con su característico toque de lima, cereza marraschino y twist de limón. Por unos momentos nos pareció que actores de la talla de la inigualable Rita Hayworth hacían su aparición en escena y deslumbrarnos con su presencia.

Entre risas y rememorando buenos momentos con nuestros amigos, pudimos ser testigos de otros de los instantes más especiales del local con barmans que agitaban con maestría sus cockteleras al son de las trompetas y de la buena música. Más allá de un intenso “Nutty Scoth” con una pizca de nuez moscada, twist de pomelo, Coca-Cola o un Ginger lemon con un toque de jengibre, no pudimos dejar de lado los combinados sin alcohol como es la mezcla de sirope de canela, angostura y un toque de lima.

Nos resistíamos a marcharnos de “The Originals”, alejado del tiempo y del espacio, pero éramos conscientes de que tarde o temprano la experiencia debía acabar. Cuando las personas de esta otra época empezaron a recoger, nos vimos obligados a traspasar el umbral que hasta hace unos minutos nos había hecho vivir sensaciones inexplicables. Una vez cruzamos, dejamos atrás no solo la diversión, el entretenimiento y el buen gusto, sino también un viaje inolvidable más de cien años atrás en el tiempo.

No olvides hacer tu reserva en esta web de The Originals. Te sorprenderá…

Por:
Etiquetas:
Categorías: Ocio