Leyenda del caballero de Ambite

Las historias que se cuentan de Madrid y que se han ido recogiendo a lo largo de los siglos de historia que tiene esta tierra, nutren de leyendas los libros más variopintos. Tan sólo hay que tener un poco de tiempo y buscar historias misteriosas como la que hoy vemos en nuestro blog de Madrid: la leyenda del caballero Ambite.

Ambite es un pequeño pueblo de Madrid, situado en la zona sureste de la región, relativamente cerca de la localidad de Campo Real o de Arganda del Rey. Mucha gente del lugar no conoce la leyenda de Ambite, fruto del paso del tiempo, que ha ido fraguando la historia en el olvido y tan sólo algunos dichos populares la recuerdan. Para revivirla, en esta ocasión nos centramos después de la Edad Media, en el siglo XVI.

Con la intención de despertar la curiosidad de los más curiosos, la leyenda de Ambite nos cuenta la historia de un joven y apuesto caballero, aunque también es cierto que otra versión de esta leyenda centra su argumento en un fraile.

Sea como fuere, la leyenda habla de la valentía de este personaje, que en una noche de “perros”, con tormenta, rayos, lluvia y frío, se subió a la Peña de los Llanos y allí colocó una cruz de ramas, para agradecer a Dios que su caballo hubiera aguanto estoicamente el temporal y tanto él como su caballo estubieran sanos y salvos.

Esto fue algo mágico, ya que cuando el caballero (o el fraile) llegó al pueblo de Ambite, acudió de forma inmediata a ver a la virgen del lugar y arrodillado frente a ella, le prometió que acudiría a Tierra Santa (nada más y nada menos) para traer hasta el pueblo un trozo de la cruz verdadera de Cristo, que popular y técnicamente recibe el nombre de lignum crucis.

Así fue, nuestro personaje de la leyenda de Ambite cabalgó durante semanas hasta Tierra Santa y trajo un torzo del preciado lignum crucis, que desde ese momento, se conserva en la iglesia de la Asunción.

Contenidos relacionados

Un comentario en «Leyenda del caballero de Ambite»

  1. Hola soy de Ambite, y es cierto ,sea leyenda o no , tenemos el privilegio de tener un pedacito de la cruz donde murio Jesus, la cruz de la peña Ambite es de piedra , y se alza en lo mas peligroso del precipicio , asi como la herradura del podenco quedó gravada en la roca, en cuanto a si era caballero o no, pues ya se sabe que cuando se cuenta una historia el final de ella no tiene nada que ver con el principio, segun cuentan, el venia de tierra santa , y cabalgaba por los llanos, lo que no podia imaginar era el gran precipicio que le esperaba, y tuvo suerte de cogerlo por la roca que era firme , si no hoy no se hablaria de eso, se diria que un caballero andante se desplomo , sobre el precipicio, besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *